Death Stranding

death stranding

Un juego que a muchos nos marcó para bien. Death Stranding llegó de la mano de Kojima hace justo un año. No todos se pueden permitir crear un juego como Death Stranding y Kojima es uno de esos. Tiene la experiencia, la fama y la financiación para hacer un proyecto de esta embergadura.

Su desarrollo fue bastante largo. En cada E3 teníamos una nueva secuencia de un juego que nos dejaba realmente descolocados. No sabíamos por donde coger lo de la playa, las huellas, las ballenas y esa especie de alquitran. Pasaban los años y daba la sensación de que el tiempo no transcurría para el juego, pero de ninguna forma era eso. Una vez terminas Death Stranding te das cuenta de lo enfermizo que ha debido ser el desarrollo de esta obra maestra.

¿Death Stranding obra maestra? Para mí lo es

Para mucha gente este juego es una obra maestra. Para otros es un juego aburrido. El típico debate que siempre suele florecer con muchos videojuegos incomprendidos. Y lo entiendo. Death Stranding es un juego que no es apto para todos los públicos. En el sentido de que es un juego que no está hecho para todos. Hay que entenderlo, hay que masticarlo, hay que saborearlo y desgustarlo hasta saber lo que tenemos entre manos.

death stranding

Y llegar a todo eso no se hace en un par de tardes, y seguramente necesitaremos unas 15 horas para empezar solamente a entender las mecánicas del juego. Y cuando ya vamos entendiendo cómo funciona Death Stranding, entonces la historia cada vez se pone más interesante. Nos va atrapando y nos introduce un mundo totalmente inmersivo del cual seguramente no podremos salir hasta terminar esta maravillosa historia.

Al principio del juego es todo realmente raro. La historia, el mundo en el que nos encontramos y los entes. Estámos realmente perdidos. Desnudos. Poco a poco iremos entendiendo que son los entes varados, por qué aparecen, su significado, y un montón de cosas más.

Cuando Death Stranding te atrapa

También iremos entendiendo nuestra tarea. Para explicarlo de forma sencilla todo se resume en que Estados Unidos está separada y necesita una red para conectarse y poder salvar el mundo. Necesitamos transportar material para poder dar conexión a nodos que o bien están apagados, o en los que hay gente a la que tenemos que convencer de que nos ofrezca su red quiral.

Tendremos que hacer favores de todo tipo, todo ello en un mundo inmenso y en terrenos de todo tipo. Escaladas, barrancos, montañas gigantes y todo lo que puedas imaginar. Acompañados de enemigos humanos o entes varados.

death stranding

Pero no me quiero alargar en cómo funciona el juego y su jugabilidad. Seremos repartidores de paquetes. Paquetes pequeños o paquetes realmente jodidos de transportar. En terrenos fáciles y terrenos que son una auténtica locura. Sudaremos, lloraremos y nos divertiremos mientras transportamos innumerables toneladas de material y maquinaria.

Mundos deserticos, llenos de vegetación, montañas interminables y ciudades infestadas de Entes Varados. Todo acompañado de una música realmente inspiradora en cada ocasión que suena. Death Stranding consigue crear una atmosfera única. Consigue crear esa sensación de que estámos jugando a algo único.

La historia es algo realmente maravilloso. Cuando te sientes abrumado por la cantidad de giros y vueltas que da, y hacia dónde nos lleva, te das cuenta de lo grande que es Death Stranding. Hasta el final del juego estaremos con el corazón en un puño y los nervios a flor de piel. Nos metemos de una forma tremenda en la piel de Sam Bridges.

Una vez estás dentro ya no lo puedes dejar

Es una experiencia maravillosa. Te pica a seguir repartiendo y seguir ampliando la red quiral y todas las conexiones. Pasas horas delante de la pantalla y no te das cuenta. Quedas totalmente absorbido por un juego que abre nuevos horizontes en una jugabilidad que hasta la fecha nunca había sido creada para jugar de esta forma.

Fue tal el grado de obsesión, que hasta que no saqué el maldito platino no paré. Y aún quedaban cosas por completar, pero ya era suficiente. 120 horas en apenas dos meses. Cada vez que llegaba de trabajar, de comprar o de lo que fuera tenía que ponerme y jugar. Ir a buscar un pedido y enviarlo. Estudiar dónde poner nuevas tirolinas para hacer los pedidos más rápidos, dentro del tiempo de entrega y sin que sufran daño.

death stranding

Era una obsesión que hoy, un año después recuerdo con cariño. Poder utilizar ayudas de otros usuarios que han dejado por el mapa de manera online, o tú hacer lo mismo. Añadir señales avisando de peligros, lluvia o lo que sea. Si te metes en el mundo Death Stranding te enganchará y no te dejará salir.

Es un juego que no es apto para todos. No es de partidas rapidas. Hay que echarle horas. Pero si eso para ti no es problema, adelante. Personalmente ha sido una de las mejores experiencias que he podido jugar en esta generación que ya acaba. Es un soplo de aire fresco, es algo nuevo en una industria que a veces le cuesta salir de la normalidad. Y ojalá tengamos un Death Stranding 2. Quién sabe. Pero la sensación de haber completado esta obra de arte ya no me la quita nadie.


Te puede interesar:

✅ Los 10 mejores juegos de PS4 de 2020

Volver al blog.