Reflujo Gastroesofágico

reflujo

Qué bonita es la vida cuando no tienes problemas de estómago. Comes de todo sin preocuparte de si esto o lo otro te va a sentar mal. Piensas que eres inmune al dolor de estómago y que si algo te cae mal en un rato se va. Pero puede que llegue el día en el que el reflujo llegue para quedarse. Y ese día es el principio de un camino lleno de piedras.

Notas que no es la típica sensación de que la comida te repite. Es algo más profundo y más molesto. Tomas bicarbonato y apenas se va o no te hace nada. Te arde el pecho y piensas lo peor, pero el corazón late normal y parece ser que no es nada cardíaco. Hasta que se te pasa un poco pero al rato te vuele. Entras en una espiral muy desagradable. El reflujo se instala en nuestra vida.

Síntomas del REFLUJO

reflujo

Los síntomas son realmente variados. Todos son molestos y te trastornan tu vida diaria. Hay gente que no lo entiende hasta que lo sufre, pero padecer reflujo es algo realmente molesto y puedes llegar a sentir que te incapacita. Los días que tenemos estas molestias son horribles y deseamos que pasen cuanto antes.

Por eso te voy a explicar desde mi experiencia cada sintoma que he tenido, para que veas si lo que tu tienes es lo mismo, parecido o no tiene nada que ver. En mi experiencia me tocarón casi todos los síntomas (aún tengo algunos).

Ardor en el pecho

reflujo

Este es uno de los peores síntomas del reflujo gastroesofágico. Te empieza a arder la zona central del pecho, aproximadamente desde la boca del estómago subiendo hasta casi la nuez. En mi persona se centraba sobre todo en el centro del pecho. Un ardor que se queda ahí estancado y no se va.

Esto se debe a que el acido del estomago sube por el esofago y se queda ahí. Al ser un ácido que disuelve los alimentos y no se encuentra en el estomago, hace que el esofago se irrite y tengamos esa sensación de ardor tan y tan molesta.

Suele pasar al poco de comer hasta las tres o cuatro horas después. A veces dicen que se va comiendo ya que los alimentos arrastran hacia abajo ese ácido, pero al rato vuelve a subir. Es una de las peores sensaciones de esta enfermedad. Personalmente lo que recomiendo es relajar la respiración y tumbarse con el cabezal de la cama elevado.

Nudo en el pecho

reflujo

Este es otro de los síntomas del reflujo. Sientes que tienes un nudo en el pecho o también por debajo de la nuez. Un nudo que da la sensación de que tienes algo que se ha quedado ahí en medio y no quiere bajar. Aunque bebas no se te pasa y lo único que queda es esperar.

Hay algunos estudios que indican que los nervios también tienen algo que ver. Y es totalmente lógico que salgan estas cosas ya que alguien que sufre de reflujo está nervioso debido a la situación, cosa totalmente normal.

Gases interminables

reflujo

Lo de los gases suele ser algo que le pasa a la mayoría de afectados. Pasa en mayor medida justo cuando estámos bebiendo o comiendo. Es algo realmente molesto y podemos eructar en cada comida decenas de veces. Una de las supuestas soluciones es masticar y mucho cada porción de alimento que nos llevamos a la boca. Hay que comer muy poco a poco para que entre el menos aire posible. Si comemos rápido entrará más aire y no ayudará nada.

Con el agua es algo más complicado. A mi aún hoy cuando bebo agua tranquilamente me vienen una ristra de eructos que antes eran anécdoticos. Sin duda es uno de los síntomas de esta afección.

Acidez

Existe la acidez estomacal. Cuando comemos algo que no nos sienta muy bien esa acidez la notamos en el estómago. Es una sensación de tener una sustancia que nos está haciendo algo en nuestro organo. A veces se pasa en un rato y otras dura unas horas.

También hay otro tipo de acidez que sube hacia arriba y que es diferente al quemazón del pecho. Notas como esa sensación de acidez del estómago se ha trasladado al esofago. También es bastante desagradable y suele desaparecer comiendo algo.

Estómago inflado o revuelto

A veces aunque comas dentro de unas normas y una dieta buena para el reflujo, hay algo que no funciona,el estómago se revuelve y empezamos a notar como se inflama acompañado de una sensación de pesadez.

Normalmente esto aparece cuando se hacen comidas copiosas o con alimentos que no deberíamos comer. Igualmente si comemos sano y surgen estas molestias es normal. En nuestro estómago hay algo que no funciona bien. Lo que recomiendo es intentar reposar nunca tumbado hasta que se pase la sensación.

Pinchazos y calambres

Otro de los síntomas son los pinchazos en el estómago y zona pectoral. Depende de la reacción a la cómida, el tipo de digestión y otros factores puedes tener una serie de molestias bastante incómodas.

Aunque personalmente me ha pasado algunas veces y es bastante molesto, no ha sido la norma en mis etapas de reflujo. Da la sensación de que el estómago está sufriendo bastante. Esto me ha pasado bastante con algún tipo de verduras como el brócoli y similares.

También puedes sentir como calambres o molestias por la zona pectoral. Parece ser que es debido a la inflamación del esófago y de alguna manera nos hace tener esa desagradable sensación.

¿Dolor de espalda?

Es algo que a mucha gente le sorprende pero pasa bastante. Debido a que el estómago o el esófago se inflaman cuando están en el proceso del reflujo, esto afecta de alguna manera a la parte que tenemos justo detrás en la espalda. Normalmente el dolor se presenta por la zona de la columna, desde la altura del estómago por la parte de la espalda hasta casi un palmo del cuello.

Hay veces que el dolor se convierte en punzante y otras es momentaneo. El estómago al final es un organo realmente importante y si funciona mal hay otras tantas cosas del cuerpo que se ven afectadas.

Tos y afonía

Otro de los síntomas aunque no de los más extendidos son los ataques de tos. Debido a que el ácido sube hasta arriba del cuello puede ser que nos pique la garganta y tengamos un ataque de tos. A mí me ha pasado de forma puntual y es bastante desagradable. Siempre he intentado beber algo o comer molla de pan para intentar tirar hacia abajo ese reflujo.

Luego también se puede presentar una especie de afonia o la sensación de tener una especie de mocosidad en el cuello. Es la acidez que ataca de forma silenciosa. Esto le suele pasar a mucha gente que no tiene otros síntomas tan claros.


La visita al médico

Cuando visitas al médico o te atiende de manera telefónica hay una especie de ritual por el cual cada paciente con síntomas de reflujo debe pasar. Lo primero de todo es que si las molestias responden ante un cuadro claro de reflujo entonces el médico empieza recetandote medicación.

Omeprazol, Esomeprazol y derivados

reflujoLo primero que te envían para probar es el Omeprazol. Es la opción número 1 de los médicos de cabecera. Ellos te explican que tienes exceso de ácido y esta medicación reduce la creación de ácido en el estómago. Personalmente pienso que habría que atacar el origen y no poner un parche, pero parece ser que esto es la norma.

Omeprazol una vez por las mañanas y a ver si así se te quitan las molestias. En mi caso me redujeron algo las molestias pero no fue ni de lejos una solución. Después de otra visita me dice que me tome otra pastilla por la noche. Probamos y parece que la cosa va mejorando.

Pasan las semanas pero vuelven poco a poco todos esos problemas que he comentado anteriormente. Me envían otro medicamento para antes de las comidas que acelera la digestión. Todo esto sin dejar de lado el Omeprazol. Parece que la cosa mejora, pero a las 3 semanas volvemos a tener molestias. Con la tontería han pasado ya tres meses y tengo un problema que no se soluciona.

Análisis de sangre, heces, etc

reflujo

Mi médica decide hacerme un análisis de sangre y otro de heces para ver si tengo la bacteria Helicobacter Pylori, que podría ser la causante de estas molestias. Al ver que el Omeprazol no acaba de ser eficaz pues hay que ver qué ocurre. Después de una semana y con nervios apenas tengo molestias. Mi doctora me dice que el análisis de sangres ha sido bastante bueno, que todos los parametros están muy bien y que la prueba de heces está perfecta. No hay rastro de bacteria.

Después de todo esto le comento que a veces tengo alguna molestia puntual después de dejar las pastillas (Omeprazol y compañía). Antes de hacerte un análisis de sangre debes dejar de tomar la medicación ya que altera los resultados. La solución que me da es que coma lo que me sienta bien y lo que no, pues que lo deje.

Esperando la endoscopia

reflujoNo me convence en absoluto ya que eso no es una solución médica. Quiero saber por qué me sientan mal muchas cosas que antes me caían bien. Total que sigo con mi vida comiendo de forma muy saludable y vuelven las molestias. Nos ponemos ya en los 5 meses. Total que contacto otra vez con mi médica y me dice que habrá que hacer una endoscopia.

En ese momento me entra un poco de miedo. Es una prueba muy aparatosa. Te tienen que meter un tubo con una cámara por la boca hasta el estómago para ver qué ocurre, y depende de lo que se vea hasta sacar una biopsia.

Hace 3 meses de aquello y aún no me han dado fecha, sigo esperando. Sigo con la medicación que me va salvando los días. Supongo que todo es por el Covid pero sin duda actualizaré este parrafo en cuanto la cosa evolucione.


¿Qué comer contra el reflujo?

reflujo

La verdad es que es un muro muy grande en la vida de muchas personas limitar lo que come. Con el reflujo está claro que debemos seleccionar cada ingrediente de todo lo que vamos a comer. Es indispensable para evitar el mayor número de molestias. Se nos acabó comer fuera. Y lo digo principalmente porque si te pides un pollo a la plancha no sabes con qué aceite está hecho, por ejemplo. Y si ese aceite ha sido usado anteriomente, con lo cual estámos ante una bomba para nuestro estómago.

Una cosa que me gustaría dejar claro es que cada cuerpo es un mundo y seguramente lo que a mí me sienta mal a lo mejor a alguien le sienta regular. Lo que a otra persona le sienta bien teniendo reflujo a mi me sienta fatal. En general hay unas pautas y unas bases. Yo te voy a explicar lo que me sienta mal, lo que me sienta bien y lo que está totalmente prohibido.

¿Qué puedo y qué no puedo comer con reflujo?

Verduras

Olvidate de una gran cantidad de verduras, principalmente las que repiten o te hacen tener una digestión lenta y pesada. Olvida el pimiento verde, el pimiento rojo, la cebolla, el brocoli, la coliflor, el tomate y el repollo entre otras más. El pimiento ya sea rojo o verde repite mucho y no es nada recomendable. La cebolla es un arma de doble filo. El brocoli y la coliflor tienen una digestión realmente pesada y no van nada bien. El tomate es muy ácido y empeora nuestros dolores.

Y además hay verduras que no se deben freir ya que los fritos empeoran aún más la digestión. La verdura que si podemos comer debe estar hervida o al vapor si es posible. Las fritangas las debemos tener prohíbidas.

Carnes

estómago

 

Personalmente la carne es algo que desde que me apareció el reflujo no me sienta nada bien. La ternera es algo que mi cuerpo rechaza totalmente. La carne roja tiene algo que hace que en cuanto la como siento que el esófago en unos 5-10 minutos empieza a sentir molestias y quemazón. Es una carne que tengo prohíbida y desde que tengo reflujo no la he vuelto a probar. Me ha gustado siempre pero la calidad de vida está por encima.

El cerdo es algo que también me sienta mal o de forma pesada pero no en la medida de la ternera. Si que hay veces que como algun tipo de carne del cerdo y bueno, la digestión es más o menos llevadera, pero otras veces se hace molesta. Es algo que he apartado y salvo alguna ocasión muy puntual.

El pollo ya es un tipo de carne blanca que me sienta mejor. Me sienta mejor siempre que no esté frito ni rebozado. Puede ser a la plancha muy suave o incluso cocido en una olla de caldo. Con moderación sienta bien y es obvio que la ingesta de carne no la debo dejar.

Por último la carne que mejor me sienta es la de conejo. Antes del reflujo la comía pero ahora no falta en mi plato un par de veces a la semana. Intento que sea al horno. Si es carne de conejo a la sarten aunque sea sin condimentos pero si con aceite pues si se siente más pesada la digestión. Sin duda es una de las carnes más sanas y obviamente todo lo malo tiene un lado bueno y podríamos decir que a la hora de comer carne nos obliga a consumir más sano.

Pescados

El tema del pescado es delicado ya que hay algunos que sientan muy bien y otros muy mal. El pescado en general si se hace de forma suave, nada de fritadas llenas de aceite y siempre intentando que sea cocida o al horno, conseguiremos que la digestión sea realmente buena y no suframos mucho reflujo.

El lenguado es un pescado que generalmente se prepara frito y aunque es un pescado realmente sano y completo, recomiendo comerlo aunque no de forma muy repetitiva. La forma de cocinar siempre influye como ya dije antes. Lo que no recomiendo en absoluto, o por lo menos personalmente y que siempre me ha sentado como una patada es la merluza. Tiene algo que me deja unas digestiones realmente pesadas e incómodas.

Los boquerones sin embargo si que me han sentado bien, incluso rebozados con algo de harina. Son bastante digeribles. Pero el pescado estrella para mi estómago sin duda es el salmón. Haciendo pruebas culinarias al final acabé dando con la clave. El salmón además de ser uno de los productos más sanos y buenos para la salud también me sienta realmente bien. Siempre y cuando no se cocine con mucho aceite. Con unas gotitas es suficiente, dejando que su grasa cocine el salmón en la propia sartén.

Frutas

estómago

Las frutas son algo que en general deben estar presentes de forma diaria en nuestra vida estémos buenos o malos, pero con el reflujo hay varias frutas que ayudan y mucho a calmar los síntomas, y otras lo empeoran.

Lo más recomendable es sin duda comer unas 3 piezas al día que deben estar entre platanos, bananas, manzanas rojas, melocotones, peras, aguacate e incluso las uvas. Estas frutas ayudan a que nuestro estómago se relaje y se calmen las molestias. Por otro lado en mi experiencia hay otras frutas que empeoran.

Personalmente las frutas que me han sentado realmente mal y me han dejado el estómago revuelto son la sandia, kiwis, piña, naranjas, mandarinas, etc. Si son frutas ácidas o cítricas las debes eliminar totalmente de nuestra dieta. Tendremos la sensación constante de acidez, amargura y estómago revuelto. Al final la experiencia nos dirá qué nos sienta bien y qué no, pero siempre es bueno tener unas pautas para intentar no pasar esos malos momentos.

Bebidas

Yo solamente bebo agua y algo de té. Deja de lado las bebidas gaseosas y por encima de todo el acohol. Una de las cosas que nos pueden llevar a padecer el reflujo es el alcohol además del tabaco. Hay gente que aún con reflujo no se priva de beber, aunque sea poco, pero si queremos evitar a toda costa estos problemas debemos suprimir su ingesta.

El agua es la mejor bebida para este problema, y recomiendo tomarla antes o después de comer. Que la comide baje pero nunca mezclada con agua, ya que eso hace que el estómago se infle más y tendremos molestias muy seguramente.

Bolleria y chocolates

estómago

Aquí llegamos a uno de los problemas del reflujo. Si queremos mejorar los síntomas debemos eliminar totalmente la bolleria industrial. Sé que hay personas a la que les cuesta pero es necesario para empezar a mejorar el funcionamiento del estómago. Todos esos bollos y demás pastas que nos gustan tanto y nos sacian, al final son un problema que hace que nuestra digestion sea realmente pesada, y que nuestro estómago tenga un trabajo extra que en esta situación es innecesario.

Lo mismo podemos decir de los chocolates. Tan buenos son para la salud pero cuidado con el estómago. Provocan una acidez tremenda que nos puede dejar con un malestar todo el día. Es una de las cosas que tenemos que tener vetadas.

Embutidos

estómago

También tenemos que descartar absolutamente casi todos los embutidos. Nos podemos olvidar completamente de los chorizos, salchichones, morcillas y demás manjares. Es carne procesada con muchas especies, conservantes y grandes cantidades de sal que entorpecen nuestras digestiones cuando tenemos reflujo.

Mi recomendación personal es centrarnos en el pavo y en el jamón york. A poder ser sin condimentos, especias y sin sal. Es duro pero es la única alternativa real para amoldar nuestro estómago y rebajar esas molestias y acidez.


¿Cómo mejorar las molestias del reflujo?

Cuando tenemos ese ardor en el pecho, esa acidez que no nos deja tranquilos y estámos incómodos deseamos con todas nuestras fuerzas hacer algo para que esto desaparezca. Hay comida, formas de descansar, ejercicios y medicamentos que pueden mejorar estos síntomas que nos tienen en un sin vivir.

En mi experiencia con la seguridad social mi médica no se preocupaba mucho (nada) de darme unas pautas a seguir. Básicamente me tenía que buscar la vida por internet leyendo relatos de gente que había pasado por mi misma situación, y no siempre encontraba lo que buscaba. A continuación explicaré como todo lo que encuentras en este artículo lo que a mí me ha ayudado. Yo soy yo, y a lo mejor a otra persona le va bien lo mismo o no, cada cuerpo es un mundo, pero por lo menos hay unas pautas.

Medicación

reflujoOmeprazol es el clásico. Es lo primero que te van a mandar cuando presentas un cuadro de reflujo. Ardor de estómago, quemazon en el pecho por la zona del esternon y molestias similares. Cuando un paciente tiene molestias varios días a la semana o incluso cada día entonces estámos ante un caso certero de reflujo gastroesofágico. Ahí es el médico siempre nos va a recetar pastillas.

El Omeprazol tiene la funciónn de reducir la creación de ácido en nuestro estómago. Por algún motivo nuestro ácido sube por el esófago y eso nos quema y nos trae esas molestias tan odiosas. Al final esta medicación es un parche que solamente tapa el problema. Si mejoran las molestias pero siguen estándo presente subirán la dosis a dos tomas diarias. Una por la mañana y otra por la noche.

Después podemos tener alguna ayuda de otro medicamento como el Levagastrol, que se utiliza para el tratamiento de alteraciones digestivas en las que se necesita estimular la motilidad gastrointestinal cuando no han respondido a las medidas higiénico-dietéticas. A mi al principio este me ayudó bastante.

Si pasado un tiempo las molestias vuelven seguramente nuestro médico apueste por algo más concentrado como el Esomeprazol. Todo acaba en -meprazol. Este me ayudó y me sigue ayudando, aunque tardó en hacer efecto alrededor de un mes, y muy poco a poco.

Al final no hay una medicación mágica que elimine al 100% las molestias. Habrá gente que lo acabará consiguiendo, pero en general cuesta mucho. Hay que erradicar el problema de origen y esto solamente son parches.


Dormir con el cabezal de la cama elevado

reflujoLo primero de todo es que debemos cenar 3 horas antes de ir a dormir. Debemos dejar tiempo de sobra para hacer la digestión completa antes de tumbarnos en la cama. Si nuestro estómago ya de por si tiene dificultades, imagina que nos tumbamos recien cenados y todo los jugos gastricos tienen vía libre para subir al esófago. Es un desastre.

Por eso además de dejar estas 3 horas previas a dormir, lo recomendable sin ninguna duda es que nuestra cama tenga una cierta elevación en la parte de la cabecera. Hay gente que se pone doble almohada en la cabeza pero lo único que así consigues es dolor de cuello. Lo que nosotros buscamos es que la parte del estómago quede elevada hacia arriba.

Hay varias formas de hacer esto. Hay gente que recomiendo poner unas maderas o libros bajo de las patas de la cama donde tenemos nuestras cabezas. Con unos 9-12 centimetros ya es suficiente. Al principio choca un poco pero nos aseguraremos de que dormiremos con un poco de pendiente y evitaremos en gran medida que los ácidos suban por posición natural a nuestro esófago y podamos dormir mejor.

También hay camas que tienen una estructura que se puede controlar con un mando (como la de los hospitales). Se puede subir la zona de la espalda y eso nos irá perfecto. Con los días y el paso de las semana notaremos como las noches serán más cómodas. Hay mucha gente que sufre de ardor por la noche y esto es una ayuda inestimable.

Evita el estrés, los nervios y la ansiedad

reflujoAunque parezca mentira el estómago se come los nervios, el estrés y la ansiedad. Es uno de los puntos del cuerpo que más sufre cuando tenemos episodios de estrés y derivados. Y como no podía ser de otra forma esto afecta también al reflujo gastroesofágico. Personalmente hay veces que pienso que gran parte de los problemas que tengo son por los nervios.

Yo siempre he sido una persona muy nerviosa que siempre se come la cabeza por todo y eso es un fáctor clave para esta enfermedad. No es la primera vez que llevo días sin apenas molestias y por cualquier cosa me pongo nervioso y vuelven otra vez los síntomas de reflujo. Hay que tener muy en cuenta el tema de la tranquilidad en lo que nos sea posible para intentar controlar las molestias.

Podemos tener hasta una ansiedad oculta sin que lo sepamos que nos esté provocando el reflujo, por ejemplo. Ante esto está claro que tenemos que tomarnos la vida con mucha más tranquilidad y si necesitamos la ayuda de valiums o tilas pues mejor que mejor.

Por otro lado por culpa del COVID, el confinamiento y todo lo que ha traído los casos de reflujo se han disparado de una forma descomunal. Y se cree que en parte es por los nervios de esta situación delicada que estámos viviendo.

Deporte

reflujoHacer deporte es otra de las claves a la hora de eliminar de nuestro cuerpo el reflujo. Siempre se ha dicho que el deporte aleja muchas enfermedades y aquí parece que tiene bastante efecto. Bien sea salir a correr, bicicleta o gimnasio. Lo que sea. Andar puede ayudar pero necesitamos algo de intensidad. Que el cuerpo se excite, se canse y que la cabeza se centre en otras cosas.

Yo los días que hacia por ejemplo bicicleta estática me desaparecia casi completamente esas molestias de reflujo. Es como que el cuerpo se centra en otra cosa. Parece mentira pero es así. La mente es muy poderosa y controla nuestro cuerpo aunque sea involuntariamente. Sé que es difícil no centrarnos en lo que nos duele cuando el dolor quema, pero tenemos que intentar pensar en otra cosa. Si el dolor centra nuestra mente la mayoria de horas del día entramos en un blucle complicado de salir.

La comida siempre con responsabilidad

estómago

Anteriormente he comentado los alimentos que a mí me sentaban mal y los que me sentaban bien. Está claro que cada persona es un mundo pero hay ciertos alimentos que suelen sentar bien y mal a la mayoria de afectados por el reflujo. Es muy difícil llevar una dieta estricta al 100% pero es necesario cumplirla para tener los efectos deseados.

Olvidate de la bolleria industrial, del embutido, y de básicamente todo lo que esté procesado y en su mayor parte no sea natural. Todo lo que lleve condimentos, conservantes y demás será perjudicial para esta enfermedad que tenemos. Sé que es un palo y que comer siempre lo mismo o lo que no nos gusta cuesta y mucho, pero es la única forma de intentar salir de esta espiral de molestias.

Por eso cumplir con una dieta estricta nos va a beneficiar. Hay que quitar el exceso de grasas, condimentos, sales, y demás. Nada de comer cosas preparadas. Es duro pero es la clave.

Intenta cocinar al horno, vapor o hervido

acidez

Olvida en la medida que puedas de cocinar carnes en sartenes. Las frituras en sartén son un puñetazo a nuestro estómago. Es complicado creerse que hasta hace nada todo esto nos sentaba bien y ahora de golpe no. Pero es así y tenemos que asumirlo.

Yo todo esto que te estoy contando lo he vivido en mis propias carnes y sé de lo que hablo. La carne frita en sarten me deja hasta 3 horas después de terminar de comer con el estómago revuelto o inflamado. La sensación de estar lleno, de incomodidad y de no tener ganas de hacer nada es insoportable.

Sin embargo cuando cocino las cosas al horno o al vapor la digestión siempre es mucho más suave. Lo tengo comprobado y no falla. Cuando como algo frito y si es rebozado entonces ya tengo una digestión que me deja torcido unas horas. Por eso estas recomendaciones son para que evites sufrir y cocines de manera saludable para este nuevo estilo de vida.

Las comidas espaciadas y en cantidades moderadas

Mucha gente desayuna fuerte, y ya no vuelve a comer hasta el mediodia y después hasta la noche. Se suelen hacer 2-3 comidas fuertes y eso es un error que hemos cometido la gran mayoria. El estómago parece que tiene cierta memoria y al principio no nos pasa nada y hemos abusado, pero algún día aparece ese reflujo que no se va.

Ahora nuestra dieta va a cambiar de forma drástica (aunque sea temporal) y debemos adaptarnos a las necesidades de la situación. Ahora lo más aconsejable es comer en menos cantidades pero de forma más continua. Es decir, hacer las 5 comidas diarias pero la del medio día no tan generosa y la de la noche mucho más pequeña. A media mañana y a media tarde debemos comer sin falta, aunque lo recomendable siempre es fruta o algo que nos siente bien. Un yogur, un poco de pan con pavo, etc.

Lo que está claro es que vamos a perder peso. Nuestra forma de alimentarnos va a cambiar y eso se nota. Antes comíamos lo que queríamos sin privarnos de nada. Ahora vigilamos todo lo que entra por nuestra boca debido al miedo de que nos siente bien o mal, y eso a la larga se notará.

Yo he llegado a perder unos 10 kilos. He dejado de comer cualquier embutido, bolleria o picar entre horas. Antes me controlaba bastante las comidas pero ahora con esto pues soy un firme. Y la verdad es que estoy comiendo más sano y he mejorado aún más mi estado físico. Hacer deporte y controlar al máximo la dieta. No hay mal que por bien no venga, o eso dicen.


Volver al blog.