Dragon Quest: The Adventure of Dai 1×01

Dragon Quest: The Adventure of Dai 1x01 He de decir que de pequeño me veía bastante Las Aventuras de Fly en la cadena autonomica de Cataluña (cuando era una cadena de calidad). Bueno, veía la serie tanto que hasta aún tengo grabados algunos vhs con una calidad basura de los capítulos. Y Fly parece que empezó a pegar bastante entre el público. Obviamente no al nivel de Dragon Ball pero tenía algo que llamaba la atención. Era la típica aventura del heroe que gustaba y hasta llegaron a salir comics en formato grapas a lo serie blanca y roja de Dragon Ball. Alguno tengo en casa de mis padres escondido. Hace creo que casi un año se anunció la vuelta de la serie con algunas modificaciones, pero oye, esto prometía. Da la casualidad que llevo un año con la suscripción a CrunchyRoll (netflix de anime a 5€ al mes en HD) y que subieron la serie, así que la tenía que ver por narices. El caso es que lo que iba leyendo es que algunos animadores de Dragon Ball como Shida participaban en este anime de Toei. Lo que se pudo ver olía a años 90s. A que conservaban el espiritu de la serie. Y así fue. Desde el inicio del capítulo a mi todo me ha parecido que ha tenido un gran trabajo para que todo parezca una serie de principios de los años 90s. La mayoría de series de hoy en día usan muchos efectos visuales y tantos acabados que dan la sensación de ser bastante artificiales (Boruto). Que no digo que sea feo y es la evolución lógica, pero se agradece y mucho que se apueste por dar un golpe de nostalgia a los fans. Y esa fue mi sensación en los 24 minutos que dura el capítulo. No comentaré nada de la historia. El capítulo en general tiene lo que necesita. Presentación de personajes, acción y un desenlace que abre el futuro. Pero lo que más me importa es el aspecto visual. Y no me cansaré de decir que estoy a favor de todo lo hecho. He leído que hay gente que ve el anime bastante cutre o escaso, pero pienso que lo ven desde otra óptica. Lo ven con los ojos puestos en el anime actual, en el de hoy en día. Se nota y mucho que el trazo de los dibujos busca ser algo tosco y tener esa esencia clásica. El color y el sombreado de estos es un tributo brutal a la serie de los 90s. He disfrutado mucho con este capítulo, y aunque hay algunos personajes secundarios en pantalla que están generados por ordenador, también han pasado el filtro 90s en gran medida. A mi me ha encantado y me doy por satisfecho. Mi idea es que Toei ha querido contentar a los que en los 90s veíamos esta serie y en lo visual lo ha conseguido. Cuando vuelva Dragon Ball Super espero y deseo que siga esta linea. Si no lo hace, es para matarlos.