Chinatown – Thin Lizzy

Chinatown - Thin Lizzy

 

No escondo que uno de mis grupos favoritos es Thin Lizzy, un grupo de hard rock que personalmente siempre ha estado en el top 10. En esta ocasión se cumplen 40 años del lanzamiento de uno de sus mejores discos. Chinatown – Thin Lizzy ha envejecido realmente bien y sigue sonando fresco y brillante tantos años después.

Aunque Thin Lizzy tuvo una fama correcta con algún que otro gran éxito comercial, no lograron ser la banda de rock que su fundador (Phil Lynnot) deseaba. Seguramente Whisky in the Jar y The Boys Back in Town eran los singles de bandas que van hacia la fama mundial. Con el paso del tiempo cuesta entender cómo era posible que este grupo no tuviera más éxito, ya que tiene un repertorio de joyas que más quisieran otras bandas consideradas leyenda. Seguramente alejarse del rock comercial y centrarse en hacer discos llenos 10 canciones buenas fuera uno de los motivos.

Y esa era una de las grandes preocupaciones de Phil Lynott. Una banda con 10 años de experiencia pero que no acababa de despegar. Depresiones y problemas con las drogas, mientras veían como los grupos que nacieron en la misma época llenaban estadios.

Gary Moore dejó el grupo antes de Chinatown debido a que ya no aguantaba el ambiente y la pesadez de estar con personas que tienen problemas de drogas. Aunque fue una decisión difícil y siguió con su gran amistad con Phil, él empezó a formar la leyenda de su carrera en solitario, aunque más tarde volvería para alguna colaboración especial e incluso alguna canción en solitario con Lynott.

We Will Be Heart abre el disco con los riffs de guitarra que te acompañarán durante toda la melodia, con un Phil interprentando una especie de melancolia. Es una canción que enamora de principio a fin, tiene una buena potencia para dejarte con ganas de seguir con lo que viene en el disco.

Chinatown tiene unas guitarras con nuos inconfundibles riffs, y se nota y mucho la mano de Scott Gorham. Un guitarrista que le dió otro tono a todo lo que hizo el grupo. Chinatown, llena de punteos y riffs inconfundibles que armonizan de manera eficaz con la voz de Phil. Buenos solos de guitarra que hacen cualquier amante del rock ame esta canción. Una estructura bien conseguida que cualquiera que tenga un grupo de rock quisiera componer algo así.

Sweetheart sigue y el grupo propone continuar con la intensidad de riff punzantes, melodicos y entusiastas. Una especie de balada rockera con un ritmo trepidante que te atrapa de principio a fin. Una composición magistral que te hace adorar cada segundo del tema.

Sugar Blues empieza con el bajo de Phil para introducirnos en una canción llena de solos bastante largos pero con un ritmo que no para de subir desde el principio. Una gran harmonia entre todos los miembros de la banda deja patente que han conseguido una gran madurez a la hora de componer temas.

Con Killer On The Loose llegamos al ecuador del disco pero el ritmo no baja. Con un Phil más activo que nunca y con los riffs de guitarra inundando todo el espacio disponible. Un tema que tiene todo lo que se le puede pedir. Buenas letras, guitarras que no te abandonan y Phil dandolo todo con su bajo y su buena voz.

En Having A Good Time tenemos una canción menos potente pero más amigable. Sonidos más alegres pero sin dejar de lado nuestros amados riffs y el gran trabajo de las guitarras. Un coro perfecto que hace que la calidad del disco siga siendo alta. Como ya decía anteriormente Thin Lizzy se dedicaba a hacer grandes discos con grandes canciones, no como muchos artístas que si hacían pelotazos pero que después nadie escuchaba el disco completo.

Genocide quizás es la canción más dura y seca en lo que se refiere a sonido. El riff inicial nos acompaña durante toda la canción y no tiene tanta melodia y arreglos como las anteriores. Es un tema directo y más enfocado al hard rock duro. Es una canción potente que no te deja respirar ni un minuto. Las guitarras no fallan en ningún momento y dan lo que esperamos.

Con Didn’t I nos encontramos con el primer tema y seguramente el único en el que el ritmo baja Una balada tranquila y agradable con unos riffs de guitarra preciosos de esos que solamente vas a escuchar con Thin Lizzy. Es un gran tema con una composición músical excelente. Es de esos temas que solo te podían hacer Phil y los suyos. Esa entonación en su voz como solamente él sabe hacerlo, sobre todo en las baladas. Uno de mis temas preferidos del disco sin duda.

Por último el disco cierra con Hey You, una canción que para mi está inspirada sin ningún tipo de dudas en una canción de The Police (Walking on the Moon), por lo menos lo que suena durante el minuto 03:20. Esto lo veo más como un homenaje que un plagio. Una canción con un ritmo más bajo que todo lo que hemos podido encontrar en el disco pero que mantiene muy bien la calidad y es una muy buen cierre.


Sin duda es uno de sus mejores discos. Tiene un ritmo trepidante de principio a fin con guitarras inolvidables y melodías que nos harán disfrutar de la buena música que siempre nos ofreció Thin Lizzy. Si conoces Thin Lizzy pero no has indagado seguro que Chinatown te va a encantar. Y si te gusta el rock o hard rock y descubres el grupo, será una sorpresa como lo fue para mi hace ya 15 años. Musicalmente fue de las mejores cosas que me pudo ocurrir.

Volver al blog.